La estafa del DNI robado o perdido: no denunciarlo puede costarte tus ahorros

Un carterista conseguía los documentos que vendía al líder de una banda de delincuentes que suplantaba a las víctimas en Internet. Contrataba préstamos, compraba teléfonos de alta gama o jugaba en casinos.


Ahora más que nunca, perder el Documento Nacional de Identidad puede suponer un disgusto económico. Las tretas de los delincuentes para conseguir los DNI son cada vez numerosas porque suponen la llave para llevarse buena parte de los ahorros de las víctimas, cuando no todos. Desde la Guardia Civil aconsejan denunciar siempre aunque solo se haya extraviado, pero especialmente si sospechamos que nos lo han robado. Con el DNI se pueden dar de alta préstamos financieros, contratos de telefonía, comprar mediante financiación artículos de tecnología como teléfonos móviles de alta gama, tabletas digitales o televisores e, incluso, realizar pagos en salones de juegos. Todo ello sin que el delincuente se mueva de su casa. Hace unas semanas fueron detenidas tres personas que llegaron a estafar más de 80.000 euros con este método.


"Es una obligación del ciudadano notificar la pérdida o robo del DNI", aseguran los expertos consultados por La Información. Solo así una persona puede asegurar desde un primer momento que no le afectará cualquier delito que se cometa con su Documento Nacional de Identidad o incluso facilitar la detención de un supuesto delincuente si en un control aleatorio de la Policía Nacional o la Guardia Civil se le pide la identificación y ésta aparece como "robada" o "perdida". Una vez puesta la denuncia se saldrá de la comisaria con un documento acreditativo temporal que sirve para renovar el DNI o expedir un duplicado. 

Es precisamente lo que habían hecho las ocho personas estafadas por una banda que operaba desde hace un año en Alicante, Albacete y Murcia. Tras recibir las denuncias de un ciudadano al que le habían robado la cartera con su documentación -y al que posteriormente habían estafado dando de alta un contrato a su nombre sin su consentimiento-, la Guardia Civil inició una investigación localizando al autor del robo. Se trataba de un carterista residente en la localidad de Elda. Los agentes emprendieron un exhaustivo estudio de su actividad y averiguaron poco después que no se trataba de un caso aislado, sino que había más perjudicados a los que les había ocurrido algo similar. Así se constató que se trataba de una banda perfectamente organizada integrada por tres personas de nacionalidad española. 


Su 'modus operandi' era sencillo. El primero de ellos, el carterista, se dedicaba a robar la documentación aprovechando el descuido de sus víctimas. Luego la vendía al líder del grupo, que era el encargado de suplantar la identidad de los perjudicados. Haciéndose pasar por los titulares de los documentos, el cabecilla daba de alta préstamos financieros, contratos de telefonía y adquiría mediante financiación artículos de tecnología como teléfonos móviles, tabletas digitales o televisores. 

Siempre realizaba las suplantaciones de identidad por Internet y designaba para los envíos direcciones de correo falsas. Además, ingresaba los beneficios obtenidos en un total de 15 cuentas en diferentes entidades. El tercer implicado había sido el titular de una gestoría en esa misma localidad y se aprovechaba del acceso a identidades reales a las que años antes había tenido acceso. Vendía dichas identidades al cabecilla para que, posteriormente, él pudiera proceder del mismo modo que hacía con los documentos de identidad robados por el carterista.

También hay que evitar por todos los medios escribir nuestro número de DNI o aportar algunos de los datos que contiene en los numerosos mails que simulan ser de la DGT, Hacienda, una entidad bancaria o un supermercado y solo buscan recabar datos personales de las víctimas. Los expertos en seguridad recuerdan que "ninguno de los organismos citados va a solicitar nustros datos personales". Uno de los consejos para que nuestro DNI no caiga en estas redes -que lo venden a otros delincuentes por 10 euros cada documento- es esquivar estos correos electrónicos abriendo una ventana nueva en el explorador; si es realmente la DGT la que nos está requiriendo el pago de una multa podemos escribir nosotros la url completa de Tráfico. El enlace que llega en el mail de los estafadores es la puerta para que nos dejen sin ahorros. 


Fuente:https://www.lainformacion.com/asuntos-sociales/estafa-robo-perdida-ahorros-dinero/2817099/

© 2020 ODICANARIAS | Todos los derechos reservados.

 Tenerife - Gran Canaria - La Gomera - El Hierro - La Palma - Lanzarote - Fuerteventura - Islas Canarias