Una menor y su familia sufren daños emocionales al publicarse varias fotos de la menor en intenet

Al Observatorio de Delitos Informáticos de Canarias han llegado varias notificaciones sobre la utilización de contenidos audiovisuales donde está expuesta la imagen de menores de edad por parte de terceros, sin el consentimiento de los padres.


Recientemente, el ODIC es alertado por una familia del municipio de Los Realejos, del norte de Tenerife, tras detectar un perfil de Facebook “falso” con varias fotografías de la menor. La preocupación y angustia producida por el daño ocasionado a la menor y a familia, llevaron a denunciar los hechos ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. La familia al sentir la impotencia de que las fotografías seguían en internet y que los daños causados hacia la menor aumentaban, decidieron ponerse en contacto con ODIC para pedir ayuda “urgente”, debido a que la situación que estaban viviendo superaba a la menor y a la propia familia, llegando la menor a pedir ayuda psicológica a la familia. El ODIC tras valorar la información, decidido actuar velando por la protección física y psicológica de la menor, consiguiendo el borrado de las fotos y el perfil de la red.


En la actualidad, hay muchas ciberamenazas referentes a la exposición de la infancia a través de Internet por medio de contenidos audiovisuales, tal es el caso de, fotografías, videos, …; desgraciadamente, muchos padres o tutores desconocen los peligros que existen al publicar contenido en el cual salga un menor de edad, debido a que, cuando se publica cualquier contenido audiovisual en las redes sociales, dicho contenido pierde su privacidad y pasa a ser completamente público. Es decir, todo lo que se publique en las redes sociales puede ser visto por todo el mundo, aunque se tenga los filtros de privacidad activados, ya que si tenemos agregado como amistad a un perfil desconocido del cual no tenemos referencia de quién es “en realidad”, podría darse el caso de que dicho perfil esté siendo utilizado para robar todo aquel contenido donde este expuesto la imagen de un menor de edad, para luego ser utilizada con fines delictivos. En muchos de los casos, la imagen del menor de edad podría ser expuesta en perfiles relacionados con la pederastia y pedofilia. Este hecho puede causar en el menor de edad daños psicológicos y emocionales irreparables al verse afectado su autoestima en pleno desarrollo, ya que es incapaz de cómo reaccionar cuando su imagen se ve expuesta en sitios comprometedores. Como mencionamos anteriormente, la imagen de un menor de edad podría verse expuesta involuntariamente en perfiles falsos, sin que los propios padres se percaten de ello y, aunque el menor no tenga presencia en las redes sociales sino a través de los perfiles de sus congéneres, el simple hecho de compartir la imagen de un menor de edad en perfiles de terceros sin el consentimiento de los padres se considera delito, aunque lo comparta algún familiar conocido por parte de los padres. Como es lógico, la preocupación de los padres por saber cuál será la utilización que se le dará a todo aquel contenido subido en las redes sociales donde esté expuesta la imagen de sus hijos y, de ese modo, poder determinar el riesgo real al que los menores están expuestos cada vez que se sube algún contenido que incluya la imagen de ellos. Ante todo, los padres deberán tener en cuenta siempre la protección del menor para que no se vulnere ninguno de sus derechos y, de esa manera, proteger el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen